Páginas vistas en total

viernes, 6 de mayo de 2011

Las guerras del agua


Horacio Urbano
Tel aviv. Israel. No voy a sorprender al mundo si me atrevo a asegurar que, como dijera hace ya algunas décadas algún maestro de la ciencia ficción, en el futuro las guerras no serán provocadas por la falta de petróleo, sino por la de un humilde líquido que ha acompañado a lo largo de la historia a esta maltrecha humanidad: el agua.
Y sucede que el futuro nos viene pisando los talones y de pronto, agravada la situación por el natural incremento de la población mundial, hábitos de consumo que atentan abiertamente contra toda lógica, efectos del calentamiento global, tradicional y particular negligencia de gobiernos y ciudadanos, el agua, el recurso que aún y pese a todo sigue siendo el más abundante en la naturaleza, empieza a ser la gran preocupación de millones de familias que ya padecen semanas sin que caiga una sola gota del vital líquido de sus llaves.
Porque, como dijeran los académicos, Dios nos dio el agua, pero no la entubó, o como dijera más específicamente el Presidente de una empresa israelí, especialista en la materia, Moisés sacó a los judíos de Egipto golpeando para ello el suelo del desierto con su bastón o utilizando el mismo instrumento para abrir el mar, pero no les dejó ni la tecnología ni el tan célebre instrumento.
Dejando por el momento las anécdotas a un lado, el hecho es que actualmente la disponibilidad de agua tratada y lista para uso humano se encuentra 35% por debajo de la demanda. Y atención, porque no sabemos qué acciones se implementarán y cuál será su resultado para enfrentar este enorme reto de sobrevivencia, pero lo que ya se puede establecer como un hecho, sin margen de error, es que en los próximos 20 años la demanda incrementará al menos 50 por ciento. Es más que evidente que ante este enorme reto apenas hacemos bien en pretender pintar de verde toda actividad que hagamos o vayamos a hacer en el país. Pero, ¿estamos atacando de raíz el problema o ante la falta de condiciones se están tomando sólo las medidas que actual y pobremente son posibles?
Abramos una ventana para ver lo que en los últimos años ha hecho Israel en la materia. De entrada, desde los primeros años de su joven historia (poco más de 560 años), el moderno Israel ha apostado todo a educación e investigación, convirtiéndose en un desarrollador de sistemas, que ha sido capaz de enfrentar el enorme reto que supone la geografía de su desértico, aunque santo, territorio y sacar agua de donde pudo para hacer fértiles sus tierras y dar de beber a su población.
De acuerdo con Booky Oren, presidente de Watec 2011, actualmente Israel produce agua tratada para uso humano en una cantidad que incluso supera a la demanda, para lo que recicla hasta 75% de este recurso y ha reducido a niveles de 9% las pérdidas por fugas, datos ambos que representan los más altos a nivel mundial.
Han destacado tradicionalmente sus plantas desalinizadoras con resultados que generan los más bajos costos por litro, incursionando de paso en sistemas de generación de energías alternativas.
Durante una extensa gira de trabajo por este país, diversos especialistas coincidieron en destacar que dar prioridad total a agua y energía es actualmente la única opción para que un país gane competitividad.
El secreto, coinciden también, es no caer en la trampa de implementar las medidas fáciles, cuando lo que se requiere es un cambio radical en conceptos, tecnologías, sistemas y productos.
La apuesta de Israel ha dado frutos y si hace menos de 10 años era sólo su gobierno el encargado de impulsar nuevas ideas, hoy han surgido incubadoras de negocios privadas, como Kinrot Ventures, que preside Assaf Barnea, que invierte hasta 500,000 dólares en impulsar cada nueva empresa especializada en agua.
Están también los ejemplos de la alianza de Mei Ra’anana Water y Mitel con la multinacional IBM para desarrollar sistemas de monitoreo que permiten ahorros en suministro y consumo de agua.
Otro ejemplo es el de Greenlet, que desarrolla un sistema similar pero enfocado a la energía.
Contundente, el Presidente de una de las firmas que participaron en la gira resumió la misma, recordando su experiencia como miembro de la Fuerza Aérea en lo que llamó “un consejo de piloto”. “En temas tan importantes como volar, agua o energía, si no vas en la dirección correcta, no importa qué tan rápido vayas”.
Watec 2011 se llevará a cabo en Tel Aviv del 15 al 17 de noviembre de este año.
Los invito a mantenerse en contacto conmigo a través de mi blog (www.centrourbano.com) o mi nuevo espacio en Twitter: @horacio_urbano.

No hay comentarios: